Nuestra Historia

2013-04-24 04:28:19

 

El Sindicato de Empleados de Comercio de Lanús y Avellaneda (SECLA) fue fundado en 1947 bajo el gobierno de Juan Domingo Perón, con el objetivo de defender los derechos básicos y fundamentales de los trabajadores mercantiles. La necesidad imperiosa de conquistar la personería jurídica se veía reflejada en las huelgas que empleados de la zona comenzaban a organizar para solicitar mejoras en las condiciones laborales.

 

Con el paso del tiempo, el gremio no sólo estuvo encargado de la resolución de conflictos gremiales sino que también incorporó una política de esparcimiento para todos sus afiliados. De esta manera, se hizo del Camping Los Horneros a fines de la década del 90 y del Hotel Secla, en Mar del Plata. Este último fue residencial en sus orígenes y estuvo gerenciado por agentes externos a la institución hasta que, tiempo después, SECLA retomó la administración.

 

A principios del presente siglo, los permanentes abusos de las empresas hicieron que los trabajadores reclamaran una participación más activa del sindicato en su rol de representación. Superada la crisis del 2001, con la asunción de Néstor Kirchner a la presidencia de la Nación, SECLA convocó a elecciones en un contexto que exigía cambios profundos en la forma e intensidad de conducir.

 

Fue así que, en 2005, Pedro Orlando Machado y su comisión directiva lograron tomar las riendas del sindicato bajo tres premisas fundamentales: mejorar las condiciones de trabajo, perfeccionar los servicios de salud y revolucionar la función sindical en el área cultural, recreativa y deportiva.

 

Una de las primeras medidas importantes se vincula con la recuperación del Predio Héroes de Malvinas ubicado en el centro de Avellaneda. De a poco, lo que era un terreno baldío empezó a acondicionarse con obras. La nivelación del césped, la construcción de un salón de eventos y el convenio con la sociedad Israelita para explotar los terrenos aledaños que dan a la calle San Martín hicieron que el lugar tomara color.

 

Un año más tarde, se inauguraron las canchas de fútbol, las piletas, parrillas y se construyó un gran salón de usos múltiples para actos y eventos. Ya en 2008, con la adquisición del lote lindero,  SECLA cumplió uno de sus sueños: el microestadio de parquet techado.

 

En los años siguientes se mejoraron las canchas, se instalaron vestuarios nuevos y se vieron grandes trabajos en la parte estética: flores, plantas, árboles y un césped en perfectas condiciones hacían lucir aún más al lugar. La demanda de afiliados para asistir a prácticas deportivos obligaron a la comisión que encabeza Machado a diagramar un nuevo e impactante polideportivo techado. A la espera del gimnasio y la climatización de las piletas, obras que están en curso, el Predio es disfrutado por miles de afiliados.

 

El Camping los Horneros también recobró vida con la gestión Machado. Progresivamente se fueron incorporando mesas y parrillas hasta llegar a las 200, para albergar a las familias que decidieran pasar una jornada completa. Hacia 2010, se instaló una nueva piscina de 20 x 25 y se construyeron quinchos abiertos y cerrados.

 

Al año posterior, la compra de un terreno de 14 hectáreas posibilitó la creación de un estacionamiento para mayor comodidad de los usuarios. En 2012, se ampliaron los servicios con una confitería con vistas al predio y baños y vestuarios nuevos. Tiempo después, se finalizaron dos canchas de fútbol profesional con riego por aspersión y comenzaron a construirse los famosos “dormis”.

Con una cascada artificial, flores, caminos y senderos, “Los Horneros” es uno de los predios más bellos de la zona para disfrutar un día de camping, piletas y deporte.

 

A partir de la gestión Machado en 2005, el Hotel SECLA de Mar del Plata también mostró cambios significativos. Se hizo un hall nuevo, se agrandó la entrada y se modernizó en su totalidad: pisos, paredes, sistema de agua, cocina, habitaciones, y baños. Un fabuloso salón / comedor y la puesta de aire acondicionado, televisores y teléfonos en las piezas le dan 3 estrellas a un hotel que, en sus comienzos, apenas era residencial.

 

En 2013 las ilusiones se renuevan. La impactante nueva sede sindical ya es un hecho para ampliar los servicios y la atención de los afiliados. Y, en consonancia, se constata el camino hacia un sindicato más plural con un ininterrumpido incremento de afiliados, mayores beneficios sociales y movilizaciones permanentes con el fin de reivindicar derechos laborales.

Compartir este Artículo: